Saltear al contenido principal

Evita que la otitis de verano “silencie” tus vacaciones

CIUDAD DE MÉXICO, julio 2019 (Radeeal/Torre de la Salud).- Las vacaciones de verano están ya aquí, y con ello comienza la planeación de diversos paseos que en muchas ocasiones incluyen a las albercas, ríos o playas como un camino hacia la felicidad.

Jimena Atuán Rodas, especialista en Audiología, Foniatría y Otoneurología de MED-EL, señala que durante esta temporada, niños, jóvenes y adultos disfrutan un buen rato en el agua, ante lo cual sugiere contemplar que la cantidad de cloro y sustancias que funcionan para el mantenimiento de las albercas, ya que en algunos casos puede ser muy alto, lo que podría derivar en afectaciones a tus oídos.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-245-SSAI-2010, referente a requisitos sanitarios y calidad del agua que deben cumplir las albercas, la presencia de cloro debe oscilar entre el 1.0 y los 5.0 miligramos por litro de agua y su frecuencia de medición es de cuatro horas durante el periodo de operación iniciado a partir de la apertura al servicio al público; inclusive la salinidad del mar puede ser un factor que provoque irritación en la piel o algún daño en los oídos.

Ante esta circunstancia, durante esta temporada es común que las personas presenten otitis media, que por la época se conoce como “otitis de verano”, la cual es una infección producida por las bacterias que se alojan en la piel del conducto auditivo interno, provocando inflamación.

La especialista detalla que dicho conducto tiene forma tubular y conecta el pabellón de la oreja con el tímpano, que a su vez está formado por hueso y cartílago cubierto de piel que contiene pH ácido diseñado para proteger de diversas infecciones, entre ellas la otitis.

El cloro que se usa para la higiene de las piscinas y la salinidad marina pueden hacer que esa piel pierda su integridad con los baños prolongados, facilitándoles a los gérmenes generar malestar en los oídos.

Esta infección es común durante la infancia y es una de las causas de pérdida de audición cuando evoluciona en casos extremos. Se calcula que aproximadamente en México el 70 por ciento de los infantes ha tenido algún episodio de este padecimiento.

La especialista de MED-EL añade que en general este padecimiento afecta a todos los grupos de edad, pero es más frecuente en el período de edad comprendido entre los 0 y los 7 años.

«En la fase aguda de la enfermedad, los pacientes pueden experimentar dolor de oído (otalgia), fiebre, zumbido de oídos (tinitus) e irritabilidad. Con menos frecuencia se puede presentar supuración, mareo y vértigo. En la mayoría de los casos, una infección de oído es un problema menor que mejora con el tratamiento, pero puede presentarse nuevamente en el futuro», refiere Atuán Rodas.

Ante esta situación, MED-EL te da algunas recomendaciones para que en este periodo vacacional cuides tus oídos y no te pierdas de la experiencia de escuchar tus vacaciones al máximo:

– No usar hisopos: es de suma importancia que no se intente limpiar los oídos con hisopos ni en esta época ni en ninguna otra, ya que el cerumen es una protección natural. Al introducir este elemento en el conducto auditivo se le puede dañar e incluso también al tímpano. La única parte que puede limpiarse de esta forma es el pabellón auricular (la oreja)

– Moderar la permanencia en el agua: el tiempo ideal es de 20 a 30 minutos y descansar entre 30 y 40 minutos fuera del agua.

– ¡Cuidado en la regadera! A la hora de lavar el cuerpo para quitar el cloro o la sal, nunca hay que permitir que shampoo o jabón entre en el conducto auditivo.

– Si hay picazón o dolor en los oídos, acudir inmediatamente con el especialista para evitar que la infección se haga más severa.

– Proteger los oídos: se recomienda usar tapones de silicón o gorras especiales que proteger los oídos y evitar que se meta el agua.

Una otitis mal cuidada puede generar sordera permanente, por eso hay que estar atentos a cualquier tipo de bloqueo del paso del sonido, salida de algún líquido verdoso o amarillento y/o sangrado, de ahí la importancia de mandarse a hacer el examen denominado audiometria o consultar por urgencias si se presenta un dolor muy fuerte.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 60 por ciento de las causas de la pérdida de audición en niños propiciadas por enfermedades como la otitis, son evitables. Se estima que 466 millones de personas en el mundo tienen pérdida de la audición discapacitante, de ahí 34 millones son niños.

 

Volver arriba