Saltear al contenido principal

Belako o cómo enloquecer a una plaza

Belako es sinónimo de oscuridad. ¿Hay un ambiente más agradable para enloquecer? Había mucha más gente de la que probablemente esperaban. No importó.  actuó como si estuviera en el garage de la casa de mamá o en el desván abandonado.

Belako
Por: Ángel Armando Castellanos ‘Araña’
Desidia y un toque de enojo. “Somos de Bilbao“, aseguraron. Nunca España. Nunca el español, salvo en esa declaración de principios. Sus letras, en inglés y en vasco. El público no entendía del todo, pero igual enloquecía y vitoreaba. Rebeldía.
Belako

Por: Ángel Armando Castellanos ‘Araña’

El escenario se transformó en una vitrina íntima. Lo estaban pasando bien y se notaba. Se comportaron como un grupo de adolescentes que saben que pase lo que pase, sus acciones serán justificadas y aplaudidas por un grupo de seguidores. Así pasó.

Dio igual que se rompiera una cuerda de la guitarra. Hubo que cambiarla a la velocidad de la luz y reanudar con furia. Fueron la única banda en toda la jornada en la Plaza de Santo Domingo que actuó de esa manera. La única que logró tanta y tan buena respuesta del público. ¡Joder!

 

No te pierdas: Delta Venus presenta su nuevo EP

Volver arriba