Angustia, sufrimiento…y llegó el respiro en el Zócalo

Texto y fotografías: Jennifer Andriano

CIUDAD DE MÉXICO, junio 2018 (Radeeal).- Desde muy temprano llegan los aficionados a la plancha del Zócalo de la Ciudad de México para apoyar al Tri; en las inmediaciones se observan playeras verdes, algunos comerciantes que ofertan artículos alusivos a la Selección Mexicana y uno que otro molesto por el tráfico que colapsa previo al inicio del partido ante Suecia.

Arranca el partido y todo es algarabía, esperanza e incluso, un poco de confianza que poco a poco va disminuyendo cuando los aficionados observan el poderío sueco que se refleja en el marcador.

Rostros de angustia, alguno que otro enfado, alguna expresión  de lamento y decenas de uñas que se van desgastando por el nervio a flor de piel de los asistentes a la plancha del Zócalo.

En un “abrir y cerrar” de ojos el cuadro mexicano pasa de la gloria a la desesperación, el marcador favorece a Suecia por tres goles.

Atrás queda el pasaje de vencer a Alemania y la calificación a la siguiente fase de Rusia 2018 está en vilo. Corea del Sur “hace” el favor y vence a los germanos, con ello, México avanza. Hay respiro, hay cierta “relajación en los aficionados; algunos deciden caminar al Ángel de la Independencia, otros se quedan con incertidumbre.

Todos le dan las gracias a Corea  del Sur por ganarle a Alemania y en las calles  se  dice  “Coreano  hermano ya eres mexicano“…Y ahora, queda a los mexicanos corresponder en la cancha ese enorme gesto asiático. El Zócalo comienza a regresar a la normalidad, a la espera de volver a ver a la afición encendida, la próxima cita será ante Brasil.