Naty Botero y su trilogía “Indios” muestra la belleza de la Sierra Nevada de Santa Marta

Por Mauricio Gasca

Tras haberse presentado en México con gran éxito, la colombiana Naty Botero regresó a su país de origen para seguir presentando parte de su último material denominado “INDIOS – La Trilogía”.

 

 

Este proyecto, grabado en su totalidad desde la Sierra Nevada de Santa Marta, nace a partir de la necesidad de mostrar a Colombia en el exterior, enseñar sus ríos y sus mares en otros países, e invitarlos a que vayan a dicha tierra para conocer su paraíso terrenal, el cual es una experiencia única.

 

 

En este material, la sudamericana cuenta su experiencia de irse a vivir al campo luego de vivir en varias ciudades caóticas del mundo, lo cual le ayudó a conectarse e inspirarse en andar descalza, sembrar árboles, nadar en ríos y convertirse en una guardiana de la sierra nevada protegiendo la naturaleza rodeada de comunidades indígenas Koguis y Arhuacos.

 

 

De “INDIOS” sobresale el tema “Cucurucumbia”, la canción más movida de la trilogía, mezcla de beats electrónicos con sonidos colombianos muy descriptivos, que aparte te invita a ser parte de una fiesta en donde la amistad y el amor universal nacen desde el corazón del mundo, la Sierra Nevada de Santa Marta, donde se narra la historia de una dama agotada y harta de la contaminación de la ciudad.

 

 

La cantante fungió como la directora de esta nueva trilogía visual, que contó con la producción de “Pink Flamingo Studios”, un grupo de productores audiovisuales de Bogotá, con quien la artista se unió para dar vida al proyecto, y donde la unión de los tres videos relata la historia de una mujer que sin inspiración alguna se pierde en las locas sensaciones, sabores y música que la conectan con su ser interior y con todo lo que la rodea.

 

 

Otros temas a seguir son “Diferente” y “11/11”. El primero es una celebración a la diversidad, al ser único, al ser auténtico, a la belleza que cada ser tiene dentro de sí, al ir en contra de las medidas estipuladas por la sociedad, a vivir sin miedo de ser, la canción más personal de la trilogía. La segunda es una sensual mezcla de ritmos latinos con beats urbanos, producida por el puertorriqueño Ray el Ingeniero Casillas, y con guitarras a cargo del cubano Yadam González.

 

 

“Siempre había querido hacer cine y hacer cine independiente es muy costoso, entonces traté de coger toda la belleza de la Sierra Nevada, su amanecer, atardecer y toda la naturaleza la puse en el video para que la gente la disfrutara”, explicó Natalia Hernández.

 

 

El álbum verá la luz en el 2018, con temas inéditos donde la cafetalera vuelve a las raíces de la música colombiana, además agregó que una parte de lo que se venda del álbum va ir dirigida a la reforestación de los árboles.