Jorge Drexler o cómo vivir sin crear expectativas

Cuando le avisaron que había ganado un Grammy pensó que se trataba de una confusión. Jorge Drexler no esperaba que con tan pocas semanas de haberse estrenado, “Bailar en la cueva” fuera de entrada nominado, y premiado de esa manera.
Con “Salvavidas de hielo” recién estrenado, su actitud es la misma: no hay expectativas respecto a su futuro, aunque a él lo deje satisfecho el resultado.
“Las expectativas son algo muy malo”, expresa respecto al futuro que le ve al disco que está presentando. “Los premios son muy subjetivos”, añade y remata, “no hay que escribir discos pensando en los premios”.
Jorge prefiere que lo que llegue sea extra. Él se da por bien servido haciendo canciones y viajando con ellas en el corazón. Compone asumiendo la necesidad de hacerlo.
Cuando menos -y sin esperarlo- tiene asegurado el lleno en una de las dos fechas que dará en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México. Lo hará el próximo jueves y viernes. “Nunca me había pasado eso”, revela.