Entrevista: Vicky Jones habla sobre el Bazar de Bandas

5 ediciones. Miles de personas viviendo una experiencia. Miles de pesos para sus bandas favoritas. Una forma de gritar que hacer música puede ser una manera de vivir. Vicky Jones habla sobre el Bazar de Bandas, uno de los eventos que cada 4-5 meses hacen ruido en la escena independiente/emergente de la Ciudad de México.
Se creó pensando en que los grupos recibieran un “aguinaldo” para diciembre y tuvieran un “colchón” para pasarlo mejor en enero. A diferencia del resto de los mortales, ellos no cobran si no tocan. Las dos últimas semanas de diciembre y las primeras dos de enero están casi muertas para la escena, sí incluso en la Ciudad de México.
“Me pongo en los pies del público que viene, generalmente son chicos entre los 15 y 26-27 años y quizá a esa edad me hubiera encantado tener un evento para ir a ver a mis bandas y comprarles cosas, no estar batallando con cosas de envíos o que nomás en el show”, explica Vicky al hablar sobre el éxito que ha tenido este evento. “Además de comprarle su mercancía a las bandas, conviven con ellas y claro que se prestan para estar dos o tres horas firmando playeras y tomándose fotos”, amplía.
“Para nosotros también es bonito educar a la gente en la cultura de comprarle a sus bandas. Muchas veces vas a una tienda y te compras una playera bonita y no sabes a dónde va tu dinero. Aquí al menos sabes que lo que gastes va directo a quien te gusta”, insiste.
Hace algunos meses, en el ahora extinto Foro Niza 40 el Bazar recibió a mucha más gente de la que en realidad estaba contemplada. Un evento para 1,200 personas terminó dejando afuera a más de 3,000. El cambio de sede era obligado y Pinche Gringo BBQ tomó la estafeta.
El ruido generado provocó que agrupaciones a las que llevaban tiempo invitando se acercaran a pedir un espacio para vender su mercancía y convivir con sus fanáticos. Algunos, como Carla Morrison, no tuvieron suerte porque no quedaban más sitios para colocarse. 
“Nos damos cuenta de que el evento ha crecido cuando artistas como ella nos hablan en la semana para pedirnos espacio y no es que no queramos, es que ya no tenemos ni media mesa para darles. Antes nosotros buscábamos a las bandas. Ahora ve cuántas hay”, sentencia.